Skip navigation

Tag Archives: Gloria Fuertes

Al atardecer
-después de los versos-,
me entretengo queriéndote.
Viene la noche;
apago las luces
y enciendo el amor.
Y el amor de la lumbre
que brota del recuerdo…
¡Es hermoso el otoño para amarte!
Encandilo mis ojos
con tu fotografía
y caliento mis dedos.
Pongo agua a los nardos
y un disco de silencio.

Igual que un niño pobre,
igual que un niño bueno
sin juguetes, sin gente,
sin merienda, sin besos,
a la luz de la luna
tu imagen presintiendo
al atardecer sola,
queriéndote me entretengo.

Aunque no nos muriéramos al morirnos,
le va bien a ese trance la palabra: Muerte.

Muerte es que no nos miren los que amamos,
muerte es quedarse solo, mudo y quieto
y no poder gritar que sigues vivo.

Perdemos horas, tardes, noches…
Perdemos ocasiones de estarnos.
Perdemos ocasiones de tenernos.

Abrimos las cancelas a los luminosos momentos
y los azuzamos para que escapen.

La realidad nos rodea de oportunidades suficientes
para saciar el tedio
y las ahuyentamos con una llamada telefónica,
por un organizar absurdo,
por el trabajo, por el negocio.

Perdemos ocasiones de tenernos
por ansias de tener…
Y apenas tenemos nada.
Y apenas tenemos perdón de Dios.