Salte la navegación

Monthly Archives: septiembre 2008

If I don’t see you again
It was a hell of a ride
Don’t need to say lets be friends
Don’t need to promise you’ll write
We rode that train through the night
And never cared where it went
If I don’t see you again

If I don’t see you again
We ran a whole other race
Two strangers meet on the road
And find their time and their place
We never once had to lie
We’d passed the age of consent
If I don’t see you again

I know its crazy out there
I hated sleeping around
I went out looking for love
And never liked what I found
Don’t pay to make it alone
God knows it’s lonely out there
I made it once on my own
And hardly anyone cared
If I don’t see you again

Who you gonna run to baby
Who you gonna hide behind
When the nights get suddenly cold
Who’s gonna hold you who’s gonna know
Who will you go to?
Who you gonna call if it ain’t me
When your feeling lost and there’s nobody out there
Looking for you
What will you do?
Where will you go?
If I don’t see you again

If I don’t see you again
You made it happen somehow
I think I gave up on life
But I feel better right now
Something you said turned me round
Don’t even know what you meant
If I don’t see you again

And at the end of the day
I hated sleeping alone
There’s nothing worse when you’re lost
And you don’t wanna go home
Its gonna work out some way
I just don’t wanna be found
I’m waiting here round the bend
And I’ll be hanging around
If I don’t see you again

Who am I kidding I’m going nowhere
I can’t even get through an hour
Without you should be ashamed
Just wanna hear you calling my name
Two of us missed connections
Guess we must have somehow
Missed something more
Cos we’re here alone
I know we’re together but too far apart
To know how to get back home

It’s time for saying goodbye
Cos if I stay for too long
You’d get to know me too well
And find that something was wrong
The time is perfect to go
Before the curtain descends
Right now when both of us know
That everything’s got to end
If I don’t see you again

What’s it gonna come too baby
Who you gonna hide behind
When the nights get filled up with doom
Looking to run
You run out of room
And will you be the one to save me
Doesn’t look like the future is clearing
Need you to hear me playing a tune
When nobody hears me
I end up playing to the moon

It’s time for saying goodbye
Cos if I stay for too long
You’d get to know me too well
And find that something was wrong
The time is perfect to go
Before the curtain descends
Right now when both of us know
That everything’s got to end
If I don’t see you again

If I don’t see you again
Somehow we both made it through
I would have gave up on life
Before I gave up on you
You went and turned me around
Could be was something you said
I couldn’t make out the sound
I didn’t care what it meant
If I don’t see you again
If I don’t see you again
If I don’t see you again

Anuncios

Érase una vez una bruja. Sí, sí, de las de escoba (aunque sin verrugas). Era una bruja buena; rara, huraña, un poco triste, pero buena. Y aburrida, muy aburrida. Pero una tarde, hace unos años, cuando iba de vuelta a casa, volando en su escoba, ¡zas!… bueno, el caso es que llevaba la boca abierta y se tragó a una hada diminuta que pasaba por allí.

En un primer momento, la verdad, es que casi no se dió cuenta. Pero aquella hada no podía estarse quieta. Y empezó a desordenarla toda por dentro. La bruja, una vez pasado el desconcierto inicial, estaba encantada de haberse convertido en una hada-bruja. ¡Era divertido! Y el hada lo estaba poniendo todo patas arriba por allá dentro. Aquello prometía, la verdad… Fueron buenos tiempos aquellos…

Pero un día el hada se quedó quieta. La bruja pensó que se había ido. Pero la realidad era otra. El hada seguía allí dentro, dentro de ella. Pero se había muerto. Así, de repente.

Así que se convirtió en una bruja que paseaba en su interior el cadáver de una hada. Y ahí fue cuando todo empezó a ir mal. Porque el hada lo había dejado todo desordenado y la bruja ahora no era capaz de volver al orden anterior y no sabía que hacer con el desorden. Mientras el hada se encargaba, todo era fácil. Pero ahora, todo era complicado. Y además era tedioso, aburrido…

Hace unos meses, sin previo aviso, cogió su escoba y se largó.

No se ha vuelto a saber de ella.

No sé, supongo que no debe ser fácil vivir con un cadáver a cuestas. ¡Y menos, con uno tan desordenado!

When in 2005 Sidney Lumet received a Lifetime Achievement Oscar, many people thought that his career was over. Three years later, the old director has surprised us with one of his best works: Before the Devil Knows You’re Dead, a tragedy disguised as a thriller.

The film stars Philip Seymour Hoffman as Andy and Ethan Hawke in the role of Hank, his brother, both of them with impressive performances. But from my point of view, the best actor in the film is Albert Finney in the supporting role as their father. The script, written by Kelly Masterson, is full of brilliant dialogues.

The plot seems simple: two brothers in need of money decide to rob a small jewellery store. It is going to be a victimless crime: they will not use guns, they will hit early Saturday when there will not be customers, the store’s losses will be covered by insurance and so on. But everything goes wrong and that is when Lumet shows us the worst attributes of human nature and the story becomes devastating.

Finally you do not know if you have watched an american thriller, a play by Shakespeare or a Grecian tragedy, but it is the same. You have enjoyed an absorbing film, in my opinion one of the best in the year.

Days when the sun is so clear and bright
A dream that’s as real as the stars in the night
I wish for you, always

A heart that can heal when you love in vain
A friend who can hold you through all of the pain
I wish for you, always

Wish you hope through your share of tears
I wish you peace all your living years
When the moon is high
I’ll wish you were here

The wisdom to trust in somebody else
The strength to believe most of all in yourself
I wish for you, always

Wish you hope through your share of tears
I wish you peace all your living years
When the moon is high
I’ll wish you were here

Someone to stay with you wrong or right
Someone to love every breath of your life
I wish for you, always
I wish for you, always


velazquezlasmeninas

Velázquez es pintor de instantes. ¿ Y qué es la vida más que una sucesión de instantes? Hay que atrapar el instante, porque todo es fugaz y efímero. Lo escribió Quevedo y lo repitió Ortega: «De la eternidad tenemos sólo el muñón.» Velázquez captura en el cuadro esa fugacidad: la patada que nunca terminará de darle al perro el enano Nicolás.

Las meninas es un autorretrato del pintor pintando. Él es realmente el motivo principal del lienzo. No los reyes difuminados en el espejo del fondo, ni la infanta, que está de paso con su eventual cortejo. El objeto del cuadro es él, que está en su taller, haciendo su trabajo, pintando un lienzo inmenso cuyo motivo sólo él conoce. Él es el espectador y el cuadro. A él es en realidad a quien retrata en Las meninas.

Estuve un rato observando la cara de Velázquez y vi la seriedad reflejada en su rostro. Es el más cercano servidor del rey. Toda la familia se acerca a su taller para que los pinte. Y ahí está él con su paleta, rodeado de la familia real.

Sí, es así; pero su mirada transmite una cierta vecindad con la tristeza. Tiene cincuenta y siete años. Es aposentador de palacio, pintor del rey y ayuda de cámara. Ha compartido horas con el rey y con el Papa. Es caballero de la Orden de Santiago. Fue el propio monarca quien pintó la cruz en el pecho de su jubón negro, cuando ya el cuadro estaba terminado. «¿Falta algo para que sea completamente del gusto de Vuestra Majestad?», le preguntó el pintor. Y el rey cogió el pincel y añadió en el pecho de Velázquez esa desgarbada cruz roja, que el pintor no se atrevió a retocar.

En el cinturón le cuelga la llave de los cuartos privados del rey, privilegio que sólo él tenía en palacio, como aposentador real. ¿Qué más puede desear si lo tiene todo? Y sin embargo, Velázquez está triste. Comprendí que ésa era la respuesta: Velázquez quiere lo que tiene, pero no tiene lo que realmente quiere. Flaminia está lejos y él ya no va a volver a verla nunca. Eso es lo que dice su mirada.

<velazquez

velazquezvenusdelespejo

La Venus del Espejo, Diego Velázquez

vangogh-girasoles

Girasoles, Vincent Van Gogh

peterpan

jabezwilson
– ¿Y el trabajo?

– Es puramente nominal.

– ¿Qué entiende usted por puramente nominal?

– Bueno, tiene usted que estar en la oficina, o al menos en el edificio, todo el tiempo. Si se ausenta, pierde para siempre el puesto. El testamento es muy claro en este aspecto. Si se ausenta de la oficina durante esas horas, falta usted al compromiso.

– No son más que cuatro horas al día, y no pienso ausentarme -dije.

– No se acepta ninguna excusa -insistió el señor Duncan Ross-. Ni enfermedad, ni negocios, ni nada de nada. Tiene usted que estar aquí o pierde el empleo.

– ¿Y el trabajo?

– Consiste en copiar la Enciclopedia Británica. En ese estante tiene el primer volumen. Tendrá usted que poner la tinta, las plumas y el papel secante; nosotros le proporcionaremos esta mesa y esta silla. ¿Podrá empezar mañana?

– Desde luego.

– Entonces, adiós, señor Jabez Wilson, y permítame felicitarle una vez más por el importante puesto que ha tenido la suerte de conseguir.

Texto completo en Sherlock-Holmes.es